Ecuador es un país que no se describe a sí mismo como tal, sino más bien como mil realidades dentro de una sola.

Cuesta creer que en una extensión tan pequeña de territorio pueda coexistir tanta variedad de imaginarios, biósfera, culturas, lenguas, etc.

Lo común es que todos los ecuatorianos manifiestan orgullo de pertenecer a su región (costa, sierra, oriente). Muestra de ello es que se celebra con más fuerza las fiestas regionales y fechas conmemorativas de la provincia que las fiestas nacionales.

La costa ecuatoriana, al igual que otras zonas de la región que cumplen con características climáticas similares, posee playas de aguas tranquilas, tibias y acompañadas de bellos paisajes. Las personas son alegres y el ambiente festivo son características de la costa.

En la sierra se concentran las ciudades con más actividad comercial y de servicios del país, con un clima primaveral “frío”, es el destino predilecto para extranjeros que vienen a asentarse al país.

El oriente es un mundo por si mismo, y para quienes no estamos acostumbrados a estos parajes, es sin duda la experiencia más alucinante que se puede tener. La selva, el Amazonas, son imaginarios muy presentes en la fantasía infantiles de los niños y niñas de todo el mundo, y tener la posibilidad de estar en estas geografías es simplemente impresionante.

Respecto al turismo, puedo decir que hay muchas iniciativas de turismo rural en las regiones que vale la pena investigar, aunque cuesta un poco planificar porque no hay páginas de internet actualizadas. Otra cosa que entorpece el viaje por el país es que las líneas de buses tampoco tienen actualizadas sus salidas y publicadas en internet y ojo ¡no hay reserva de ticket de buses! Para viajar de una ciudad a otra se debe ir el mismo día a la terminal y esperar que el bus y la hora sean de tu conveniencia.

Respecto a la comida… debo decir (contra la creencia de los ecuatorianos) que parece un poco sosa en relación a la comida peruana. Los condimentos usados en las cocinas son siempre los mismos: ajo, pimienta, comino, achote. Y una consideración a los amantes del ceviche… ¡acá le ponen salsa de tomates! La salsa de tomates reina en muchas comidas y si no eres un fanático de ella, es mejor advertir siempre, en caso de dudas. Las rutas y caminos están en buen estado y, si bien es cierto que los caminos son sinuosos y no aptos para gente que sufre mareos, vale la pena recorrerlos.

Ecuador es un destino absolutamente recomendable, pero eso si… hay que visitarlo con tiempo y volver y volver.

Firma: TAMARA VILLA MOR, de CHILE